Maricarmen Cortés, consumidora

Es posiblemente la mujer con mayor influencia en temas financieros en los medios nacionales. Conduce el programa Alebrijes, Águila o Sol en Televisa y Fórmula Financiera en Grupo Fórmula; es columnista en El Universal y colabora en muchas otras ediciones. Pero también es una consumidora:

  • Gasto sin miramientos en libros y películas. Suelo comprar más libros de los que leo, mi casa parece un videoclub y peor aún, a veces compro películas repetidas.
  • Cuando me pruebo la ropa en la tienda me gusta, pero al ponérmela en casa cambio de opinión.
  • Si un proveedor me trata mal soy exigente y gritona, pero gracias a eso nunca he tenido que presentar una queja formal.
  • Tengo un auto híbrido y procuro comprar productos biodegradables y papel reciclado. El problema es que desde los autos hasta el papel del baño son productos más caros y es un error de las autoridades que no haya estímulos para quien realmente se preocupa por el medio ambiente.
  • Para mí, consumo consciente es comparar precios antes de comprar, razonar si realmente es necesario ese producto y fijarte en la caducidad de los perecederos.
  • La peor publicidad que he visto es la de los partidos políticos, todos, sin excepción.
  • Supongo que no siempre el cliente tiene la razón pero un buen vendedor le hace sentir que sí.
  • Para mitigar los efectos de la crisis económica en el hogar recomiendo nunca exceder tus deudas del 30% de tus ingresos para que no te ahoguen los pagos mensuales y en las tarjetas de crédito hay que pagar o la totalidad del saldo o lo más que se pueda y no sólo el mínimo que exige el banco.
  • La mayoría de los consumidores mexicanos no se quejan o inconforman ante un mal servicio.

Foto: Archivo

6 responses to “Maricarmen Cortés, consumidora

  1. Pues con todo respeto, está muy bonito y bueno el articulo la verdad, pero los proveedores de servicios en México solo te hacen caso cuando puedes llegar a llamar la atención por otros medios si tu queja no es escuchada, yo, como mucha gente sufrimos día a día del maltrato de gente por decir los más comunes como Telmex, cablevisión, o tiendas departamentales que no respetan sus garantías o bien servicios que prestan, hoy en día tengo un problema con Telmex ya que el servicio de internet que venden no es el mismo ya que lo tienes instalado en tu casa, las caídas de velocidad y desconexión del servicio son demasiadas, no hay quien te escuche, hay foros y foros de quejas de esa empresa y la profeco ¿qué hace? …nada, también con cablevisión, se va mucho la señal y se tardan días en ir a tu domicilio a ver el problema y muchas veces te lo dejan peor, no pongan estos artículos para quedar bien la verdad da mucha tristeza y esta señora, pues… bien por ella pero no le veo relevancia para nada a su artículo.

    PD: A ver si no me censuran. Por que lo pondre en mi cuenta de Twitter y mis 3800 seguidores se enteraran realmente a quien cuida la profeco.

    GRACIAS

    • un detalle, cuando llames a telmex no insultes a los que atienden las llamas, solo eso hacen, ser un medio para un fin, NO la solucion, ellos solo canalizan la informacion, creeme, es un poco frustrante quere ayudar y que te bajen la moral asi

    • RevistadelConsumidorenlínea

      Hola Óscar. En ese sitio sólo se borran los comentarios de quienes utilizan groserías, ofenden a otros usuarios o promocionan productos o servicios. Si los usuarios no hacen ninguna de las tres cosas no borramos nada.

  2. La inconformidad e insatisfacción de cualquier producto o servicio en el mayor de las ocasiones termina en publicidad negativa tal vez muchos no quieren confrontar por que no saben como hacerlo o temen a una consecuencia peor.

    Para la mayoría involucra desgaste desde el ir a atención a clientes y en el caso mas indignante recurrir a autoridades como Profeco o a demandas ante autoridad competente.

    Coincido contigo al comparar y de apoyar a la ecología comprando productos que en este momento tienen precios elevados (hay que incrementar la demanda para disminuir costos) vs los productos mas promocionados por los medios y que se encuentren disponibles en tienda.

    Como país debemos confrontar nuestra realidad, un cliente quejoso y berrinchudo a veces logra mas que un cliente controlado y racional al momento de exigir (aún que se queje deacuerdo a las políticas de la empresa) y quienes obtienen un beneficio pues nadie se enteró por que no hizo escándalo correspondiente.

    Para exigir hay que proveer ese mismo nivel de calidad, mucha gente quiere conseguir mas y mejor con el mínimo esfuerzo o recurso, en lugar de valorar el trabajo involucrado y ponerse a trabajar haciendo lo mejor posible cada vez que tenga oportunidad y buscar opciones civilizadas desde el momento de contratación o compra.

  3. Yo también pienso que la mayoría de las personas no se quejan de la calidad de los productos ni de los servicios. En mi caso, no es así, a veces peco de quejumbrosa, pero la verdad, es que ni así he obtenido buenos resultados.
    No hace mucho hice unas compras de muebles, una de ella en Sears y tuve que hacer la devolución porque el producto no era de la calidad que esperaba y pese a que lo manifesté, ellos ni preguntaron la causa de la devolución, y mucho menos trataron de hacer un trato para que yo conservara el mueble pero con descuento, o algo así, se limitaron a recoger el mueble y mucho después a efectuar el pago de la devolución a mi tarjeta.
    Y el caso de Dico fue mucho peor, porque de igual forma, el mueble presentaba muchas deficiencias, que para la mayoría de las personas son inadvertidas, pero no para mí, porque se supone que existe un control de calidad donde revisan el mueble antes de enviarlo o incluso cuando ellos como empresa lo adquieren, sin embargo, cuando exprese mi inconformidad me enviaron otro peor que el primero y cuando les dije que no lo pensaba recibir ellos dijeron que entonces me harían un cobro por los gastos involucrados sino aceptaba alguno de los dos, pero yo insistí en mis puntos de vista y lo que me respondieron fue que de acuerdo con ellos, los muebles cubrían los estandares de calidad que ellos solicitan y que no me podían hacer devolución de dinero. Y pues ni modo, me tuve que quedar con el mueble y reparar yo mismo los defectos.
    Así que, a veces no ganas mucho quejandote, más que un tremendo dolor de cabeza y de estomago. Y en parte pienso que se debe a que la mayoría de los mexicanos aceptamos lo que nos venden, y por eso las tiendas no estan acostumbradas a ofrecer calidad, porque nadie se las exige y tampoco nadie hace valer lo que venden (PROFECO).

  4. Si no me convence no lo compro, si me tratan mal me cambio de compañia, compro cosas ecológicas sabiendo que pago ahora el precio que no pagara la naturaleza, pero sabiendo que si más personas lo hacemos irremediablemente los otros productos tendran que cambiar tambien.

    Hacemos la diferencia en la toma de nuestras decisiones, nunca hay que subestimar el poder de la oferta y la demanda. Una batalla perdida en el alsa de una queja puede ser terrible para el consumidor pero la guerra no se perdera si no nos conformamos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s